tips_para_ser_el_mejor_agente_inmobiliario_

Cómo ser el mejor agente inmobiliario

Ser el mejor en nuestra profesión es un objetivo al que todos aspiramos. Contar con el reconocimiento y valoración por nuestra actividad es reconfortante y nos aporta mucha seguridad. Pero si esto es importante en cualquier profesión, en la de agente inmobiliario esta importancia se acrecienta. ¿Sabes por qué? Porque un agente presta un servicio al público final,  y presta un servicio sobre un bien de gran necesidad; los bienes inmuebles. Ese reconocimiento y buen hacer se convierte en vital para ejercer su profesión y convertirse en un referente en su zona de influencia. Nosotros, cuando nos referimos a cómo ser el mejor agente inmobiliario, lo que realmente queremos decir es cómo ser el agente de referencia de la zona, del nicho de mercado en el que estás especializado. Todos tenemos nuestras tiendas de confianza, nuestros profesionales de referencia, y por supuesto, también debemos tener a nuestro agente de referencia. Un agente que nos ayude, que nos asesore, que nos aconseje y nos recomiende siempre la mejor opción para nuestros intereses. ¡Todos queremos contar con el mejor agente inmobiliario y tú puedes convertirte en el!

Lee muy atentamente este post, porque te contamos cómo lograrlo.

Qué debe tener un agente inmobiliario. Aptitudes y capacidades

El trabajo de un agente inmobiliario es un trabajo en el que contar con una buena capacidad de comunicación se convierte en algo fundamental. Y es que, para poder ser el mejor agente, en primer lugar, debes entender que éste es un trabajo de personas para personas, tu objetivo es establecer relaciones sólidas para que un cliente pueda depositar toda su confianza en ti para vender su bien más preciado, su hogar o para que le encuentres el espacio que se convertirá en el suyo.  Por ello, en este sentido te vamos a hablar de actitudes y aptitudes, de capacidad de comunicación, de escucha y de aprender a reconocer los intereses y necesidades de cada uno de tus clientes. Para ello, deberás aprender a tener capacidad de análisis, de respetar las decisiones, gustos y necesidades de cada uno de tus clientes y cómo lograr aprender a ponerte en su lugar.

Mantener largas charlas con tus potenciales clientes te ayudará a conocerlos mejor. Deberás conocer cómo es su vida y detectar lo que realmente necesitan. Por supuesto también deberás enseñarles a diferenciar entre capricho y necesidad, algo que en muchas ocasiones todos confundimos y que nos dificulta el encontrar la casa que realmente necesitamos frente a la que deseamos. Si tu cliente es una familia con tres hijos, encontrarles una propiedad de al menos tres habitaciones es una necesidad, el baño con jacuzzi, simplemente un deseo. La empatía, la paciencia y la capacidad para resolver problemas son actitudes fundamentales para construir relaciones sólidas con los clientes y cerrar exitosamente las transacciones inmobiliarias.

Una vez hayas cambiado el chip, y entendido el aspecto emocional y comunicativo que tiene esta profesión y cómo trabajar esta parte, te recomendamos que pases a la siguiente fase: tener un buen conocimiento del mercado inmobiliario local, habilidades de negociación sólidas, ser organizado y tener habilidades de gestión del tiempo. Y no hay mejor forma de lograrlo que apostando por una formación constante. Tanto si acabas de iniciarte en la profesión como si quieres darle un impulso a ella, contar con un plan de formación para agentes inmobiliarios será clave para ser un buen agente.

Además de obtener conocimientos sobre la situación del mercado, normativas y legislación, la formación inmobiliaria, también te ayuda a desarrollar otras habilidades profesionales como la negociación, técnicas de comercialización o estrategias de marketing entre otros. No es fácil acceder a formación específicamente adaptada al sector inmobiliario, y menos que ésta sea de calidad. En el caso de REMAX, contamos con una institución formativa propia adaptada y actualizada constantemente en función de las necesidades de nuestros agentes, de los cambios del mercado y de las nuevas necesidades.

A su vez, la formación siempre aporta una mayor credibilidad y confianza por parte del cliente y te ayuda a ofrecer un servicio de máxima calidad.

 

Manual de funciones de un agente inmobiliario

Una vez visto las aptitudes, actitudes con las que ha de contar el mejor agente inmobiliario, es decir, una vez que éste está capacitado, llega el momento de ponerse a trabajar. A continuación, te contamos cuáles son las principales funciones que debe ejercer un buen asesor.

 

Asesoramiento

Asesorar y recomendar en función de las necesidades de cada cliente es una de las principales funciones de un agente. Ya hemos visto anteriormente lo importante que es saber escuchar y aprender a detectar necesidades para poder prestar el mejor asesoramiento. Este asesoramiento pasa por ayudar a compradores y vendedores sobre presupuestos, plazos y condiciones, siempre velando por los intereses de su cliente.

 

Captación de inmuebles

Sobre todo, para aquellos que están comenzando, y que, por tanto, aún no pueden servirse de referidos ni de recomendaciones, la captación es siempre el punto de partida. Establecer un buen plan de marketing de posicionamiento te ayudará mucho a captar propiedades.  Analiza quién es tu target, en qué zona vas a trabajar y cuáles serán los mejores medios online y offline para dar a conocer tus servicios. Pero hay algo que no puedes olvidar: desde el momento en el que te conviertes en agente inmobiliario, todo tu círculo de influencia debe saberlo. Ellos serán quienes te recomienden o quienes depositen en ti la confianza para comercializar sus propiedades. Tu círculo de influencia va mucho más allá de familiares y amigos: padres de compañeros de colegio de tus hijos, comercios en los que compras, bares y restaurantes de los que eres cliente. ¡Inclúyelos en tu plan de marketing de servicio! No olvides que ésta es una profesión de relaciones entre personas.

 

Negociación

Tu capacidad de negociación debe ser muy alta si quieres convertirte en el agente de referencia de tu zona. Saber negociar es saber velar por los intereses de tus clientes, y no es solamente saber negociar una bajada de precio cuando trabajas para el cliente comprador, es también saber negociar plazos de entrega, mejoras que se deben de hacer en una propiedad antes del cambio de propietario, qué objetos o electrodomésticos se quedan en una casa o qué penalizaciones se imponen en caso de que haya algún incumplimiento de plazos. Son muchos los aspectos a negociar además del precio de cierre de una transacción, y aprender a hacerlo de la manera más eficiente se logra a través de la formación inmobiliaria.

 

Gestión documental

La compraventa de un inmueble supone la presentación y entrega de infinidad de documentos, y como agente inmobiliario deberás de supervisarlo. Para ello, es muy importante que informes a tus clientes  qué documentación necesitan, cómo solicitarla, cuándo y a qué entidades entregarla. Como agente, serás el responsable de tener lista y preparada toda la documentación.

 

Visitas y filtro

Las visitas son uno de los aspectos más importantes de una compa-venta, pues es la primera impresión que se llevan de un inmueble unos potenciales compradores. La gestión de visitas no solo conlleva la muestra de la propiedad, sino la adecuación de esta aplicando técnicas como el home staging para sacar el máximo partido de un inmueble o el filtro de potenciales visitantes. Con esto último, nos referimos a que, como buen agente inmobiliario, no permitirás que cualquier persona que se interese por la vivienda pueda visitarla, deberás de hacer un filtro previo. Ese filtro estará basado en la capacidad y verdadera intención de compra de los visitantes.

 

Posicionamiento en portales inmobiliarios

Los portales inmobiliarios son los grandes distribuidores de producto de un agente. Gozan de un gran posicionamiento y son un gran escaparate para atraer la atención de compradores. Como agente, te encargarás de subir tus inmuebles a estos portales, pero deberás de hacerlo de una forma profesional: redacción de anuncios atractiva, basada en posicionamiento SEO y respondiendo al interés de los compradores. También serás el encargado de subir las fotografías, y aquí te recomendamos que siempre se las encargues a un fotógrafo profesional. ¡Una imagen vale más que mil palabras!

Para que puedas hacerte una idea más precisa, te mostramos un ejemplo de qué hace un agente inmobiliario en su día a día

 

Cómo ser un buen agente inmobiliario. Conclusiones

 

Tal y como has podido apreciar, tener grandes dotes de comunicación, empatía y una constante formación es muy importante para ser el agente de referencia de tu zona. Todo ello, unido a lo importante que es que seas una persona organizada y muy constante. Es vital que sepas organizarte y puedas disfrutar de una profesión tan apasionante como la de agente inmobiliario. Sigue estos tips para ser un buen agente y si quieres hacerlo con el soporte y posicionamiento de marca que brinda REMAX, puedes consultarnos toda la información que necesites en este link: https://www.asociatearemax.es/contacta/

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio